lunes, 29 de agosto de 2011


Aminoácidos





INTRODUCCION.

Durante los últimos años, los aspectos concernientes a la relación entre aminoácidos y salud han sido ampliamente estudiados.
Desde un punto de vista estructural, los aminoácidos son los elementos constituyentes de las proteínas y éstas a su vez son las estructuras que componen cualquier tejido vivo.
Las fibras musculares, las membranas celulares, los enzimas, los elementos neuroquímicos del tejido cerebral, constituyen ejemplos de tejidos compuestos por proteínas; no en vano, el 70% de nuestro organismo (excluyendo el agua y el tejido graso), son proteínas. Es de tal relevancia su presencia, que a estos nutrientes se les conoce como los constructores de la vida.

Desde un punto de vista funcional, los aminoácidos cumplen importantes funciones, entre ellas citar su intervención en el metabolismo energético, y su acción antiestrés minimizando los efectos nocivos que provocan ciertas enfermedades. Así, el papel que desempeñan las proteínas y, consecuentemente los aminoácidos, en nuestro organismo es clave, de modo que el conocimiento detallado de las funciones/acciones de los aminoácidos permitirá el uso terapéutico de los mismos para favorecer, de una forma natural, un buen estado de salud y de bienestar.


LOS AMINOACIDOS: ORIGEN Y CLASIFICACION.

Como se ha mencionado en la introducción, nuestro organismo precisa un número considerable de complejos proteínicos. Estas proteínas se sintetizan endogenamente a partir de aminoácidos.
En general, todos los aminoácidos intervienen en el mantenimiento de los biosistemas; en particular, y como constituyentes de las proteínas, cumplen las siguientes funciones:

- Componentes estructurales de tejidos, células y músculos.
- Promueven el crecimiento y reparación de tejidos y células.
- Contribuyen a las funciones sanguíneas.
- Intervienen en los procesos de síntesis de enzimas digestivos.
- Constituyentes de las hormonas esenciales para la reproducción.
- Intervienen en el metabolismo energético.

Adicionalmente, los aminoácidos por sí mismos también son imprescindibles por las funciones que desempeñan, ya que son indispensables para que los otros nutrientes sean correctamente absorbidos y metabolizados y son necesarios para un correcto funcionamiento de las vitaminas y de los minerales.

Según lo expuesto, los aminoácidos se consideran moléculas vitales, y como tales es de extremada importancia que el organismo disponga de los mismos en los niveles óptimos.


ORIGEN DE LOS AMINOACIDOS

Los aminoácidos se obtienen a partir de las proteínas de la dieta, con la salvedad de que nuestro organismo no posee la capacidad de utilizar directamente estas proteínas dietéticas.
Una vez ingeridas, las proteínas contenidas en los alimentos sufren procesos enzimáticos de digestión y catabolismo hasta ser descompuestas en sus aminoácidos constituyentes, posteriormente y de una manera endógena, estos aminoácidos son recombinados dando lugar a las proteínas adecuadas. Este proceso de síntesis proteica combina los diferentes aminoácidos, en diferente
número y configuración, dando lugar a las más de 40.000 proteínas conocidas.
Es obvio, que las dietas desequilibradas (ej. dietas ricas en hidratos de carbono) pueden inducir deficiencias de aminoácidos. La repercusión del déficit es que nuestro organismo recurre a las propias proteínas tisulares, degradándolas y tomando aquellos aminoácidos que precisa.

El Dr. Eric Braveman, ilustra esta necesidad de aminoácidos: “Cada segundo la médula ósea genera 2,5 millones de hematíes; la mucosa del tracto gastrointestinal y las plaquetas son regeneradas cada 4 días; en 10 días se regeneran los leucocitos. Cada 24 días se regenera completamente el tejido cutáneo y en 30 años, se produce la regeneración del colágeno.
Estos procesos y otros muchos no mencionados permiten concluir que la continua reparación y regeneración anatómica y funcional requiere cantidades realmente elevadas de aminoácidos”.
Además, no sólo es importante la cantidad, sino la proporción, ya que la función que ejerce cada uno de los aminoácidos en nuestro organismo es específica, es decir, ninguno de ellos puede compensar a otro, por lo que el déficit de, incluso un único aminoácido, puede desencadenar trastornos en la salud.
Este aspecto está siendo motivo de estudio; datos recientes demuestran que el déficit de triptófano, metionina o isoleucina induce defectos en la síntesis de albúmina y globulina hepática y alteraciones urinarias dando lugar a edema y a un incremento en la susceptibilidad a las infecciones.

El aporte dietético deficitario de aminoácidos provoca alteraciones tanto físicas como mentales, entre ellas: reducción del metabolismo energético, alteraciones en el sueño, fatiga crónica, alteraciones digestivas, defectos cutáneos, ansiedad y afectación emocional, obesidad, malnutrición y retención sanguínea de residuos tóxicos.
Estos procesos inducen alteraciones en el estado de salud y bienestar del individuo que las padece.
Por tanto, ya que es necesario ingerir todos los aminoácidos necesarios, tanto en cantidades suficientes como en adecuada proporción, las dietas desequilibradas pueden compensarse con la administración de suplementos de aminoácidos.


CLASIFICACION DE LOS AMINOACIDOS

Se conocen veinte aminoácidos diferentes y todos ellos son necesarios para conseguir un buen estado de salud. Nuestro organismo posee la capacidad de sintetizar el 80% del total de aminoácidos, mientras que el 20% restante debemos obtenerlo a través de la dieta; por esta razón los aminoácidos se clasifican en no esenciales (de síntesis endógena) y esenciales (aquellos que debemos obtener de fuentes externas).


A continuación se presenta el listado de los mismos:

- Aminoácidos Esenciales:
Lisina, leucina, isoleucina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, valina. La histidina y la taurina son esenciales durante la infancia (crecimiento y desarrollo).

- Aminoácidos No Esenciales:
Alanina, arginina, ácido aspártico, ácido glutámico, ácido gamma amino butírico, glutamina, glicina, cisteina/glutation, ornitina y tirosina.

Por tanto, la principal diferencia entre los dos grupos es que los aminoácidos esenciales deben ser ingeridos diariamente, mientras que los aminoácidos no esenciales, aunque también necesarios, podemos sintetizarlos endógenamente si no son aportados por la dieta en cantidades suficientes.
En cuanto al aporte de aminoácidos esenciales, insistir en que tan importante es la cantidad aportada, como la proporción entre los aminoácidos aportados ya que el organismo requiere proporciones estables entre los diferentes aminoácidos esenciales para ejercer correctamente las funciones de crecimiento, mantenimiento y reparación (6).


CONCEPTO DE CALIDAD PROTEICA.

Este concepto hace referencia a la cantidad y variedad de aminoácidos contenidos en las proteínas de la dieta, de manera que aquellas proteínas de elevada calidad son las que poseen todos los aminoácidos. Por tanto es relevante seleccionar alimentos que contengan proteínas de calidad elevada para asegurar el correcto aporte.

La relación de alimentos con proteínas de elevada calidad o proteínas completas incluye: carne, pescado, huevos, queso, leche y ciertas legumbres. Alimentos como cereales, frutas y verduras, contienen proteínas incompletas ya que en su composición son deficitarias en algún aminoácido esencial.
Para conocer el valor proteico de un determinado alimento, se calcula la proporción de proteína utilizable con relación al peso total del alimento (7). Por ejemplo, la carne posee entre un 20 y un 30% de proteína utilizable, la harina de soja un 40%, el queso entre el 30 y el 35 %, las nueces y semillas, las lentejas y las judías secas un 20-30%.
Pese a que todos los alimentos ricos en proteínas son accesibles, un número no despreciable de la población consume dietas deficitarias, en cantidad y/o calidad.

Los aminoácidos forman parte de nuestra vida, contribuyen a combatir la ansiedad, la depresión, y el estrés, en definitiva a conseguir un estado de buena salud. Si se tiene en cuenta que menos del 20% de los fármacos administrados en la práctica clínica habitual son efectivos, la terapia con aminoácidos puede contribuir al mantenimiento general de la salud de una manera natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada